miércoles, 9 de abril de 2014

Madrid visto por... RAMONCÍN

Pregunta: ¿Cuál es el primer recuerdo que tienes de la Villa y Corte?
Respuesta: Amigo, yo nací en un taxi en la Puerta de Alcalá, y aunque no lo recuerdo, lógicamente, lo he oído contar tanto en casa desde niño que casi soy capaz de creer que lo estoy viendo.

P: ¿Madrid de día o de noche?
R: Depende para qué. A mí me gusta la ciudad despierta para hacer cosas, para pasearla a la luz de ese sol tan brillante que tenemos. Y por la noche me encanta pasearme en coche con buena música, observando cada rincón, cada edificio…
 
P: ¿Cuál es el lugar que más te gusta y el que menos de la ciudad?
R: Puede que mis lugares favoritos estén cerca del Retiro, en la zona de Moyano, también algunos de los miradores que hay en la Casa de Campo y el Templo de Debod y, desde luego, las calles de mi barrio entre Legazpi y Atocha. Lo que menos la suciedad, la falta de civismo, el abandono y la mole gris de cemento, que en un acto de corrupción sin precedentes se ha permitido levantar en la fachada oeste de la Catedral de la Almudena, sin que la Iglesia, Patrimonio, el Colegio de Arquitectos, ni políticos de ningún partido hayan denunciado por ser un capricho real y un pelotazo de la Iglesia.

P: ¿Un buen sitio donde ir de tapas?
R: La cervecería El Doble en la calle de Ponzano y/o La caña en la calle de Juan de Olías, las mejores cervezas de la ciudad.

P: ¿Tienes algún lugar pendiente por descubrir?
R: Siempre encuentro algo en lo que no me había fijado, algún edificio, algún rincón

P: ¿Dónde podemos hacer la mejor foto de la ciudad?
R: Creo que en Debod y desde la Cornisa hacia más allá del rio y al revés desde el Pardo, en un pinar que hay en la carretera que lleva a Fuencarral de vuelta a Madrid.

P: ¿Qué lugar te gustaría descubrir a los lectores?
R: Que se paren en Gran Vía y que contemplen esa fabulosa colección de edificios únicos y hermosos. La gente pasa por allí pero nadie se para a observar, y no saben lo que se pierden. Que busquen el edificio Matesanz y verán el arte arquitectónico que hizo tan importante una ciudad como Chicago.

Ramón Márquez, más conocido como Ramoncín, fue uno de los representantes de la Movida Madrileña. Tiene a sus espaldas 12 discos y numerosos recopilatorios, además de libros y colaboraciones en cine y televisión. En la actualidad se encuentra escribiendo y componiendo canciones para su nuevo disco y finalizando un ensayo que será su décimo libro.

Madrid está esperando a que la descubras...

1 comentario:

Florentino Rodríguez dijo...

Completamente de acuerdo con Ramón en sus valoraciones. El templo de Debod tiene para mí una connotación especial, por los muchos recuerdos que me trae. Nadie como Ramón para opinar sobre esta inigualable ciudad, porque además de ser un gran observador es un ser generoso y sencillo. Un abrazo para él desde Asturias.